marta aos

¿Quién soy?

Un poco de historia personal...

Me presento…

Mi nombre es Marta Araceli, aunque me suelen llamar Marta.

Soy de Sevilla, al sur de España. Desde pequeña tuve mucha facilidad para la comunicación y comprender las emociones de los demás. Mi interés e inquietud por la vida me convirtieron rápidamente en una persona con curiosidad y afán de descubrimiento. He crecido considerándome muy empática, emocional y sensible. Pero el sufrimiento y el dolor profundo me han acompañado también durante años. Por eso, siempre he indagado en quién soy, buscando mi bienestar emocional y tratando de acercarme al máximo a la verdad de mi interior, el cuál aún no conozco muy bien, pero sé que poco a poco y con paciencia, lo lograré.

Mi autoexigencia, mi diálogo interno destructivo y mi alta sensibilidad no gestionada, me han hecho proyectar durante mucho tiempo una imagen que no correspondía con quien era; me mostraba dura, amarga y procuraba ocultar mis emociones… Era susceptible y reactiva. Me percibía como débil al llorar constantemente y sentirme abrumada por el mundo que me rodeaba. Por el miedo a mostrar mis verdaderas emociones y el dolor del rechazo que he vivido, construí una máscara que ahora intento quitarme, y sin la cual todavía no sé sostenerme muy bien, ya que aún tengo cierto temor de mostrar esa sensibilidad y fragilidad.

Soy autodidacta desde adolescente, y ya desde entonces he buscado respuestas, queriendo comprenderme a mí misma y a los demás, observando y analizando el comportamiento propio y ajeno. Pero el extra ha venido “gracias” a mi desempleo (he estudiado Trabajo Social), puesto que he dedicado mi tiempo casi a jornada completa en los últimos casi dos años, a investigar, trabajar mis carencias, leer montones de libros sobre inteligencia emocional, descubrir terapeutas y psicólogos a través de internet, hacer cursos… En definitiva, a un trabajo terapéutico y de sanación. Me acompaña en este proceso un grupo de amigos que he tenido la inmensa suerte de conocer en mi ciudad y que gran parte de su vida la han consagrado también a su propio descubrimiento personal. Gracias a todos, sé que me leeréis.

En este camino, me di cuenta de que quería transformar mi creencia sobre la sensibilidad, convertirla en una fortaleza y expresarla en mi realidad externa. Por ello, he creado esta página web, para poder ayudar y acompañar a personas que viven esta cualidad desde el victimismo y el sufrimiento, igual que me ha pasado a mí.

Tengo muchos anhelos además de éste… En el futuro me gustaría construir proyectos pedagógicos sobre inteligencia emocional para padres, niños y adolescentes, puesto que las heridas que se forjan en nuestra infancia determinan tremendamente los adultos que somos, provocándonos muchas veces traumas profundos difíciles de aliviar y la cadena perdura si no se trabaja de manera constante. Es necesario estudiar y ponerse en acción para no perpetuar el malestar una generación tras otra.

Y sueño con un mundo más en paz y unido. Espero de corazón que mi experiencia y conocimiento te puedan ayudar. 

¡Un abrazo!